La Encrucijada

Con 0 Comentarios,
OH, SI, EL PERMITE CRUCES Y ENCRUCIJADAS Y EMPALMES. EL SIEMPRE HACE ESO, PARA PERFECCIONARNOS PARA SU SERVICIO.”

Como Abraham, CUANDO EL LLEGO A SU ENCRUCIJADA, él no sabía cómo lo iba a hacer. Dios le dijo, “Yo te voy a dar un hijo”. El esperó veinticinco años por eso. Finalmente llegó el hijo, luego dijo Dios, “Ahora, por este hijo Yo voy a hacerte el padre de muchas naciones. Llévalo allá arriba y mátalo”. Llevarlo allá arriba y mátalo – destruir la misma cosa por la cual él había esperado por veinticinco años. “Llévalo allá arriba y mátalo”.
Shalom, Párr. 185 – mod.
Abraham, EN SUS ENCRUCIJADAS, sabía que Dios podía resucitar a su hijo de los muertos, de donde él lo recibió en las encrucijadas. ABRAHAM LLEGO A SU ENCRUCIJADA. Y después que él había confiado en Dios y había visto todos los milagros de Dios. El esperó veinticinco años por un muchacho, un hijo prometido, y luego Dios le dijo que fuera a sacrificar la misma cosa por la que él había esperado. ¡Hermano, oh, hermano, qué tiempo! ¿Pero dudó Abraham? Lean Romanos, el capítulo 4, dijo que él estaba “plenamente convencido”. ¡Amén! El estaba plenamente convencido de lo que Dios había prometido, Dios era poderoso para hacerlo. Amén. EL PERMITIO LA ENCRUCIJADA. El nos estaba mostrando por medio de Abraham, ¿ven?, que El es poderoso para resucitar a los muertos.
Shalom, Párr.229 
Oh, si, EL PERMITE CRUCES Y ENCRUCIJADAS Y EMPALMES. EL SIEMPRE HACE ESO, PARA PERFECCIONARNOS PARA SU SERVICIO. El permite que esas cosas nos sucedan. ¿No pueden entender eso? (La congregación dice, “Amén”. -Editor.) El hace eso para poder perfeccionarlo a Ud. para el llamamiento al cual El le ha llamado. Esos son sus dolores de crecimiento. El hizo así a Daniel, Uds. saben.
Shalom., Párr.181
…ellos tuvieron que entrar en el fuego. Y entonces cuando lo hicieron, cuando estaban en el fuego, la única cosa que sucedió, es que esta prueba de fuego abrió, quitó las ataduras de sus manos. [Se refiere a los jóvenes hebreos-Trad.] Muchas veces, Dios permite, cuando nosotros estamos todos atados con el mundo, atados, El permite que las pruebas de fuego vengan sobre nosotros, al punto donde tenemos que hacer una decisión. Y cuando hacemos eso, la única cosa que la prueba puede hacer, CUANDO LA REAL SIMIENTE DE ABRAHAM ESTA PARADA ANTE UNA. ENCRUCIJADA DE UNA DECISION, y él hace su decisión para servir a Dios, solo puede cortarnos las ataduras y liberarnos. Satanás pudiera ponerle una enfermedad. El pudiera ponerle una u otra cosa. ¿Cómo sabe Ud. que no es Dios poniéndolo en una encrucijada, para ver qué clase de decisión hará?
El Patriarca Abraham, Párr.44 – mod.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *