Mi embrión vieron tus ojos, siendo aún imperfecto; y en tu libro estaban escritos todos mis miembros, que fueron luego formados, cuando aún no existía ninguno de ellos.

…Es inexplicable el Llamado porque es algo en el Interior, en el Alma…

Mi nombre es Valeria Valenzuela y por medio de este escrito doy testimonio que existe un Dios real, invisible pero real que puede cambiar al vil pecador, lo hizo conmigo, para él no hay imposibles. Este año cumplo 30 años y casi 27 años de estos viví sin creer, sin ver, mi vida era un vacio inmenso en el cual la rutina era pasar el rato, disfrutar la vida, como se dice. Comencé a salir a fiestas a los 14 años, a los 19 me fui a Santiago, y por enfermedad tuve que volver a los 21 (enfermedad que no existía), todo los exámenes estaban buenos, ahora entiendo que era Dios sacándome de allá porque estaba muy mal encaminada. De regreso a Talca encontré un muy buen trabajo, el dinero lo gastaba en fiestas y ropa, arrendaba una casa con una amiga, hacia las noches días y para responder en el trabajo tomaba medicamentos que me reactivaban y podía estar muy despierta por 48 hrs.
Ingresé a estudiar y seguía en la misma situación, la rutina era la misma, trabajar, estudiar y carretear, probé en esta etapa cosas ilícitas, mi vida era un desenfreno. Degradé tanto mi cuerpo que se enfermó de vesícula, esos dolores eran insoportables, hasta que me operaron, pero al cabo de un tiempo seguí con los mismos hábitos, es que esa es la forma que tenia de disfrutar, así llenaba los vacíos de mi vida.
En junio del año 2013 me encontraron células cancerosas, pensé que moriría, esos eran mis pensamientos, descubrí que estaba sola y nadie podría ayudarme.
Mi historia de amor con el Señor Jesucristo comenzó en Septiembre del año 2013, es inexplicable el llamado porque es algo en el interior, en el alma, recuerdo que comencé a tener muchas preguntas, por qué esto, por qué esto otro, necesitaba algo, no sabia que y Dios uso a una persona creyente del Mensaje de la Última Hora para responderlas, eso era lo que mi alma buscaba, él me narro sus experiencias, lo que él creía , conocí las obras de nuestro Profeta William Branham todo cuadraba en mi corazón, le dije si podía ir a escuchar al culto del día siguiente, y así lo hice. Ese día Dios uso al siervo de Talca y narró toda mi vida, Dios me estaba hablando a mí, él sin conocerme, no podía ser, yo solo lloraba y lloraba, mi corazón iba a desfallecer, en ese momento era solo Dios y yo. Seguí asistiendo y dos cultitos más Dios bajo a mi corazón y me mostró mi vida, me sentí condenada, estaba tan inmunda que merecía la muerte, en ese momento desesperé, llore como una niña en el piso, tenía que tomar una decisión. Pedí bautizarme, eso debía ser en el momento, era de vida o muerte, es solo una oportunidad, no importa nada más, fui sumergida en las aguas en el nombre del Señor Jesucristo, nunca volví a ser la misma, y no deseo volver a serlo, eso es un pesar, hubiese deseado que el Señor me llamase antes porque esas cosas siempre pesaran, siempre seré la miserable que el Señor por Gracia salvó. Él me envolvió como una madre cobija a su hijo recién nacido, su manto de amor me tomó y me limpio de toda vil maldad y pecado de mi vida, desaparecieron los deseos de ir de fiesta, las amistades, estaba sola físicamente pero espiritualmente siempre está conmigo.
Al pasar un par de meses fui al médico y no se explicaba porque ya no estaban las células cancerosas, el sano mi alma y mi carne, a ÉL SEA TODA HONRA Y GLORIA.
Me dio un esposo maravilloso y hasta la fecha estamos con luchas y batallas pero de la mano de Dios, él es el único que puede mantenernos juntos de su mano y ayudarnos a caminar su camino, deseo con toda mi alma que el siga continuando su obra en mí, NO SOY LO QUE ERA ANTES PERO TAMPOCO LO QUE DEBO LLEGAR A SER, UNA CARTA ESCRITA Y LEIDA POR TODOS LOS HOMBRES, DIOS SIN DUDA ELIGE A LOS PEORES, PORQUE SOLO ÉL PUEDE CAMBIAR UN CORAZÓN, AMEN
Hna. Valeria Valenzuela