Adopción

Con 0 Comentarios,
… No vamos a tener descanso, hasta que poseamos nuestra herencia. Uno debe llegar a ser lo que uno es. Y entonces permaneces siempre en lo que eres…

Porque nosotros somos hijos, la súper Simiente–Real de Abraham, Dios envió el Espíritu de Su Hijo dentro de nuestros corazones, que clama: ¡Abba, Padre! Por lo tanto, no somos más esclavos (siervos) del pecado y la incredulidad, sino hijos (Rom. 6:16-23, Juan 16:9), y si hijos, también herederos de Dios, y coherederos con Cristo (Gálatas 4:6-9; 3:7; Rom. 8:16-17). Por esta razón hemos experimentado nuestro nuevo nacimiento, porque somos los hijos (simientes) de Dios, porque sólo la simiente de Dios puede nacer de nuevo.
La Edad de Esmirna

 

 No por renacer venimos a ser una simiente, sino que fuimos sus pensamientos eternos  (atributos de Dios, simientes de Dios , Lucas 8:11 ), que vinieron a ser manifestados en carne, llamados los hijos de Dios (Juan 3:1-8).
Pero por el nuevo nacimiento recibimos, por gracia, el Espíritu de adopción (Rom. 8:14-17) , y cualquier hombre, nacido de simiente incorruptible por la Palabra de Dios es una parte de Dios (I Pedro 1:23; Santiago 1:18) . Luego somos adoptados, recibidos como hijos en la familia de Dios por la sangre de Dios por medio de Jesucristo (I Pedro 1:18-19; Ap. 1:5-6) , que era Dios, Él mismo y se hizo carne para morir para la redención de Su Familia. Ahora estamos sellados en Él, después de que nosotros hemos creído la Palabra de verdad (Juan 16:13; Col. 1:5) , con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria (Ef. 1:13-14) . Pero la adopción de Uds. no es su nacimiento. La adopción de Uds. es su colocación .
Adopción parte 2
 Tú primero eres nacido en el Reino de Dios por el Espíritu Santo, pero somos predestinados para la adopción–colocación. Venimos a ser hijos por nacimiento . Y el nuevo nacimiento y la conversión en sí mismo es el Espíritu Santo. Tú no has sido convertido hasta que tengas el Espíritu Santo (Lucas 22:31-32) .
Adopción parte  3
 Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del siervo, aunque es señor de todo (Gal. 4:1; I Cor. 3:1-8) .
Ahora, cuando un hijo nacía, él era un hijo tan pronto que él nacía. El nacía como hijo en ese hogar. Pero sin embargo, él no tenía nada de herencia, hasta que él llegaba a un lugar que él mismo se probaba como un hijo. Y luego cuando él se probaba como Adopción un hijo, entonces él era adoptado en la familia . Y la ley de adopción lo hacía coheredero con su padre.
A El  Oid
 Nos damos cuenta que su comportamiento es lo que lo colocaba para adopción, si se comportaba bien o no. Ahora, Dios los llevó adentro del Cuerpo de Cristo (I Cor. 12:13). ¿Qué hace Él ahora?  Después de que Uds. se han probado, se han santificado Uds. mismos con su buen comportamiento, obedientes al Espíritu Santo, sin importar lo que dice el mundo.
 Entonces Dios está llamando a Sus hijos aparte por medio de manifestación. Ellos no tienen que decir una palabra al respecto, Uds. ven que algo ha sucedido. Colocando en posición a Su hijo, poniéndolo en orden exactamente con las mismas cosas. Él tiene la misma autoridad, su palabra es tan buena como la de un Arcángel, mejor.  El hijo era adoptado, puesto en un lugar alto, colocado allí, se le cambiaban sus vestidos, se le cambiaba su color. El padre tenía una ceremonia, decía: “ Este es mi hijo, de aquí en adelante él es gobernador. Él es el gobernante. Él está sobre toda mi herencia. Todo lo que tengo le pertenece a él”. Eso es correcto. Entonces podemos regresar al mismo, Elah, Elah, Elohim, Elohim, ¿ven?, donde Él era autoexistente. Y luego regresó a través de Jehová Quien hizo algo, Él le dio al hombre dominio sobre la tierra.  ¿Qué estamos esperando? Las manifestaciones. La tierra está gimiendo. (Rom. 8:19-22).
Adopción parte 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *